• Pablo Lucio Paredes

    Pablo Lucio Paredes

  • Mario Ruiz

    Mario Ruiz Jaramillo

  • Pablo Martin Lucio Predes

    Pablo Martín Lucio Paredes

  • Migue Ruiz Granja

    Miguel Ruiz Granja

sábado 24 de junio del 2017

Nosotros presentamos ambos lados … escoge el tuyo!

¿Tenemos un gobierno débil?

 

La deuda crece el doble con gobiernos débiles

El populismo puede tener consecuencias para las cuentas públicas y dificultar la consolidación fiscal. Estos ejecutivos débiles, concluye el FMI aumentan la deuda el doble que otros más estables.

Tiempo de Lectura 2 Minutos

En un contexto en el que el desencanto político y los populismos arrinconan a los partidos tradicionales generando gobiernos débiles y parlamentos fragmentados por doquier, el Fondo Monetario Internacional ha elaborado un libro sobre el papel que desempeña la coyuntura política en la política fiscal. Con una amplia base de datos que recoge 90 países durante 50 años, la evidencia empírica resulta inapelable: el Fondo concluye que la deuda pública aumenta el doble en las legislaturas en las que los gobiernos no tienen control del parlamento. Aunque no se menciona países concretos, el aviso a navegantes para gobiernos como el de Mariano Rajoy, sin mayoría en las Cortes, se antoja evidente. Máxime cuando el Ejecutivo español aún presenta el mayor déficit público de la UE pese a sumar tres años seguidos de crecimiento económico.

Y no solo eso: allá donde un gobierno presenta debilidad política la reducción del déficit es siete veces menor de lo presupuestado. A fin de evitar alteraciones estadísticas, se restan los casos extremos como los rescates sufridos durante la crisis del euro.

“Cuando los gobiernos tienen amplias mayorías, la diferencia entre lo que consiguen hacer y lo que prometen es muy pequeña. Si tienes gobiernos frágiles resulta muy difícil movilizar una mayoría en el parlamento, y en esos casos la diferencia es mucho mayor”, afirma Vítor Gaspar, director de Asuntos Fiscales del FMI. Y el efecto es similar sobre la deuda cuando hay un gobierno de coalición o si se tienen más ministros que la media, esto es 14. A mayor número de carteras y de sensibilidades que atender, más difícil se hace domeñar el gasto.

El ciclo electoral

Otro hallazgo llamativo consiste en que los años en los que se celebran elecciones el déficit se eleva de media un 1% más, sobre todo en aquellos países con peor calidad de las instituciones. El gasto en esos momentos suele dispararse en salarios públicos, aunque también en pensiones y subsidios. Curiosamente, la inversión siempre cae en ese ejercicio, y ello se explica porque el pico se detecta 28 meses antes. Es decir, se busca que la inauguración esté lista en año electoral. “Hemos encontrado que el desembolso en obra pública guarda una menor correlación con el ciclo electoral en aquellos países que cuentan con mecanismos de evaluación técnica de las inversiones”, explica Carlos Mulas, coordinador del libro.

El informe incluso menciona el caso de las comunidades españolas, cuyo incumplimiento del déficit aumenta hasta un tercio cuando se aproximan las elecciones. Aunque no se cita, el Gobierno de España también ha sido un claro ejemplo de este tipo de incumplimientos. En los Presupuestos de 2016 tenía previsto que el déficit bajase hasta el 2,8%. Pero era un año electoral y la amenaza de Podemos se perfilaba en el horizonte. Así que rebajó los impuestos y se saltó el objetivo de déficit para acabar en el 4,3%, 15.000 millones por encima.

Pese a que intuitivamente se puedan alcanzar estas conclusiones, el documento representa una llamada de atención ahora que la debilidad de los gobiernos retrasa la consolidación fiscal y puede dejar a los países cargados de deuda y, por tanto, demasiado expuestos a una nueva crisis o simplemente a una mera subida de tipos.

El ciclo electoral

Otro hallazgo llamativo consiste en que los años en los que se celebran elecciones el déficit se eleva de media un 1% más, sobre todo en aquellos países con peor calidad de las instituciones. El gasto en esos momentos suele dispararse en salarios públicos, aunque también en pensiones y subsidios. Curiosamente, la inversión siempre cae en ese ejercicio, y ello se explica porque el pico se detecta 28 meses antes. Es decir, se busca que la inauguración esté lista en año electoral. “Hemos encontrado que el desembolso en obra pública guarda una menor correlación con el ciclo electoral en aquellos países que cuentan con mecanismos de evaluación técnica de las inversiones”, explica Carlos Mulas, coordinador del libro.

El informe incluso menciona el caso de las comunidades españolas, cuyo incumplimiento del déficit aumenta hasta un tercio cuando se aproximan las elecciones. Aunque no se cita, el Gobierno de España también ha sido un claro ejemplo de este tipo de incumplimientos. En los Presupuestos de 2016 tenía previsto que el déficit bajase hasta el 2,8%. Pero era un año electoral y la amenaza de Podemos se perfilaba en el horizonte. Así que rebajó los impuestos y se saltó el objetivo de déficit para acabar en el 4,3%, 15.000 millones por encima.

Pese a que intuitivamente se puedan alcanzar estas conclusiones, el documento representa una llamada de atención ahora que la debilidad de los gobiernos retrasa la consolidación fiscal y puede dejar a los países cargados de deuda y, por tanto, demasiado expuestos a una nueva crisis o simplemente a una mera subida de tipos.

 

 

Deuda interna de Ecuador sube $ 906 millones

La deuda agregada (deuda interna y externa) del Ecuador llegó en febrero a $ 39.883,1 millones, lo que representa el 39,6% del Producto Interno Bruto (PIB), que está cuantificado en $ 100.598,7 millones.

Tiempo de Lectura 1 Minuto

Quito. - El Gobierno emitió bonos de deuda interna por $ 906 millones entre enero y febrero del 2017. Mientras en diciembre del 2016 la deuda interna se colocaba en $ 11.695 millones, para febrero cerró en $ 12.621 millones. Así lo revela el último boletín de deuda publicado este lunes por el Ministerio de Finanzas.

La deuda agregada (deuda interna y externa) del Ecuador llegó en febrero a $ 39.883,1 millones, lo que representa el 39,6% del Producto Interno Bruto (PIB), que está cuantificado en $ 100.598,7 millones.

Sin embargo, de acuerdo al índice de deuda consolidada (deuda sin contar con las obligaciones en sector público), que es el nuevo rubro que toma en cuenta Finanzas para contabilizar el techo de endeudamiento, la deuda se encuentra en el orden de $ 27.620,2 millones, es decir, un 27,5%.

Ayer Cordes pidió al Ministerio que aclarara de dónde se han obtenido los $ 906 millones entre enero y febrero. Pidió específicamente que indicara si este monto ha sido entregado nuevamente por el Banco Central del Ecuador.

El Central ha entregado $ 5.287 millones con la modalidad de facilidades de liquidez a corto plazo (menores de un año que no se consideran deuda) a Finanzas. (I)