• Pablo Lucio Paredes

    Pablo Lucio Paredes

  • Mario Ruiz

    Mario Ruiz Jaramillo

  • Pablo Martin Lucio Predes

    Pablo Martín Lucio Paredes

  • Migue Ruiz Granja

    Miguel Ruiz Granja

miércoles 28 de junio del 2017

Nosotros presentamos ambos lados … escoge el tuyo!

¿Las horas tristes de Luis Miguel?

 

Luis Miguel: “He decidido contar la historia de mi vida”

El Sol de México contraataca. El as en la manga del artista era su propia vida. Una historia tan hermética y enigmática que se había transformado en leyenda. Netflix ha presentado el trailer este jueves sobre la biografía del cantante mexicano, de 47 años. Un tesoro que ha vendido al mejor postor en la peor etapa de su vida. 

Tiempo de Lectura 2 Minutos

Le embargan un Rolls Royce y él lo pasea días después por Rodeo Drive con una atractiva joven de copiloto. Con una orden de detención en su contra y una demanda millonaria a sus espaldas, Luis Miguel acude a un juzgado enseñando los dientes. Y después de ser detenido y pagar un millón de dólares de fianza, El Sol de México contraataca. El as en la manga del artista era su propia vida. Una historia tan hermética y enigmática que se había transformado en leyenda.

"Durante décadas, muchas personas han hablado de mi vida. Pero ha llegado el momento de que la verdad salga a la luz. Versiones hay muchas. Verdad solo hay una. Esta es mi historia", remata Luis Miguel en el tráiler que ha presentado Netflix este jueves sobre la biografía del cantante mexicano, de 47 años. La biografía más codiciada durante años por la prensa rosa verá la luz en 2018 en un lanzamiento de la plataforma de series online para España y Latinoamérica. La fecha final todavía no ha sido anunciada.

La desaparición de su madre cuando él era solo un niño; los problemas de alcohol de su padre, sus fiestas y excesos con un Luis Miguel destinado a ser una joven estrella; la estrecha relación del cantante con uno de los hombres más turbios de México, Arturo El Negro Durazo —el jefe de la Policía de la Ciudad de México, acusado de haber instalado el terror y los abusos en la capital durante los ochenta—; el abandono de su hija Michelle Salas; sus mujeres, sus excéntricos caprichos; su declive; su desaparición de los escenarios; el "Eclipse de El Sol". Todo ello es una parte de lo que se espera de un cantante acostumbrado a esquivar preguntas, a ofrecer contadas entrevistas —muy controladas por su equipo— y a proteger su vida privada a capa y espada.

Un tesoro que ha vendido al mejor postor en la peor etapa de su vida. El último recurso para levantar una imagen degradada desde 2015 a base de abandonar conciertos y dar explicaciones incongruentes, de no sacar un disco en una década ni ofrecer nada nuevo a sus miles de seguidores. De desaparecer durante medio año mientras las demandas le crecían, los rivales le atacaban y los programas del corazón se frotaban las manos especulando sobre una posible depresión. Su secreto mejor guardado se presenta ahora como la mejor baza para salvar la peor racha del artista.

Y lo hará por todo lo alto. La Metro Goldwyn Mayer es la encargada, a través de su nueva vertiente de contenidos latinos, llamada Gato Grande, de producir la serie biográfica de Luis Miguel. El proyecto está, además, liderado por el prolífico productor estadounidense Mark Burnett, creador de realities shows como Survivor (Supervivientes, en 2000), The Voice (La Voz, en 2011), Shark Tank (2009) y famosos premios de Estados Unidos, como los People's Choice Awards.

"Estoy listo para visitar los aspectos de mi pasado que han generado tantas preguntas y especulaciones. Se van a sorprender y recorrerán conmigo este viaje emocional que formó a la persona y al artista que soy", explica Luis Miguel en un comunicado difundido por la plataforma de series online. La serie todavía no tiene un nombre y el actor que hará de Luis Miguel es también un misterio.

 

 

Luis Miguel se entrega en un juzgado de Los Ángeles

Luis Miguel estuvo detenido durante unas horas en Los Ángeles, California, por no cumplir la orden de presentarse ante un juez federal. El artista compareció en calidad de detenido, ante el juez Jean P. Rosenbluth, que lleva la causa contra él por no pagar un millón de dólares de indemnización a su exmánager en Estados Unidos. Brockhaus ganó una demanda contra el cantante el pasado noviembre por incumplimiento de contrato, tras la cancelación de una serie de conciertos.

Tiempo de Lecura 2 Minutos

El cantante Luis Miguel estuvo detenido durante unas horas este martes en Los Ángeles, California, por no cumplir la orden de presentarse ante un juez federal. El artista compareció en calidad de detenido, ante el juez Jean P. Rosenbluth, que lleva la causa contra él por no pagar un millón de dólares de indemnización a su exmánager en Estados Unidos. Fue puesto en libertad con una fianza de un millón de dólares.

La detención fue confirmada por el bufete de abogados del demandante, su exrepresentante en Estados Unidos, el empresario tejano William Brockhaus. El juzgado confirmó que Luis Miguel compareció a las 11 de la mañana. El cantante fue puesto en libertad poco después tras firmar una fianza de responsabilidad civil por un millón de dólares. Deberá presentarse de nuevo el 11 de mayo a las 9.30 de la mañana y todas las fechas subsiguientes hasta que se acabe el caso.

Brockhaus ganó una demanda contra el cantante el pasado noviembre por incumplimiento de contrato, tras la cancelación de una serie de conciertos. Un juez de Nueva York dictó una indemnización de poco más de un millón de dólares que ahora Brockhaus intenta cobrar.

El caso pasó al Distrito Central de California ante la negativa de Luis Miguel Gallego Basteri, Luis Miguel, de pagar. El caso que sigue la jueza Virginia Phillips, que ahora ha sido derivado al juez Rosenbluth, es para determinar los bienes embargables del artista y conseguir que satisfaga esa cantidad.

El pasado enero, la juez dictó orden de embargo del coche Rolls Royce que posee el cantante. Sin embargo, al mes siguiente se dejó ver en ese mismo coche acudiendo a un restaurante de lujo en Los Ángeles. Este martes, el juez ordenó a Luis Miguel que entregue su Rolls Royce.

Luis Miguel fue requerido por el juzgado a presentarse antes del pasado 17 de abril, dos días antes de su 46 cumpleaños. El cantante no sólo no se presentó, sino que rechazó en varias ocasiones aceptar los papeles de la demanda. Era la tercera vez que no se presentaba a una vista del caso. Fue entonces cuando la juez dictó una orden de busca y captura. El cantante ni siquiera tenía hasta este martes un abogado en la causa, según la información de la corte. En la vista estuvo representado por el abogado Kris Demirjian.

"Estamos hablando sobre un acuerdo y veremos que se puede hacer", declaró Demirjian a la agencia Afp. "Espero podamos resolver esto para el próximo jueves (día 11), pero no sé, no puedo comentar sobre el estado de situación en el momento". El abogado precisó que Luis Miguel decidió entregarse en el juzgado al enterarse de la orden de detención, que los medios publicaron el pasado 17 de mayo.

El pasado día 21 se celebró la vista para el examen de los bienes embargables de Luis Miguel, para lo cual la jueza requirió la presencia de Joe Madera, que fue la mano derecha del cantante durante 25 años, por el conocimiento que pudiera tener de sus bienes. Madera compareció junto con un abogado durante varias horas en las que contestó preguntas de la fiscalía al respecto. La juez le ordenó que no destruya ni modifique de ninguna manera cualquier comunicación que pueda haber tenido con Luis Miguel, porque con toda seguridad la fiscalía pedirá el registro de sus teléfonos y ordenadores.

Este mismo martes hubo una nueva audiencia para examinar los bienes de Luis Miguel, a la que está citado de nuevo Joe Madera.

El origen del caso está en la fallida gira de 2015, cuando el cantante conocido como El Sol canceló multitud de conciertos. Brockhaus afirma que Luis Miguel no le pagó sus honorarios. Un juez federal de Nueva York le dio la razón.

La reciente debacle artística de Luis Miguel le ha dejado al menos otros dos frentes abiertos en los tribunales. La primera es una demanda su propia discográfica, Warner Music, que le reclama 3,6 millones de dólares. La otra es una demanda del cantante Alejandro Fernández por una gira conjunta que Luis Miguel cobró por adelantado y después no realizó.